V edición Metlife 15K Madrid Activa por José Luis Búrdalo

Antes de que llegue abril y toque disfrutar / sufrir, a partes iguales, en los dos grandes eventos del atletismo popular en Madrid, el Movistar Medio Maratón de Madrid y el Edp Rock´n´Roll Madrid (en cualquiera de sus tres distancias), tras un mes de marzo con dos medios maratones (Aranjuez y Alcalá de Henares), tocaba una carrera “de las que molan”, mucho ambiente, perfil descendente, propicia para hace buen tiempo y correr sin pensar tanto en conservar.

De las cuatro ediciones anteriores, he corrido las tres que conservaban el recorrido original (igual que sería esta quinta edición, cuarta participación) y solo me perdí (por lesión) la segunda edición en que los 15 kilómetros se hicieron a base de 5 kms de Castellana abajo, arriba y abajo.

Este año, la quinta edición, estaba dispuesto a sacrificarla por aquello de que este año “estoy a medallas” y el Medio Maratón de Coslada o el Maratón Vías Verdes (no estoy todavía tan loco, si lo hacía sería en 21 kilómetros o en la nueva distancia de este año de 10 kilómetros) anunciaban medalla, así que me decantaba poco a poco por Vías Verdes, y sacrificaba la Metlife con todo el dolor de mi corazón, pues el recorrido tan rápido que tiene, se hace corto y, de repente, en redes sociales se anuncia medalla finisher en la Metlife, automáticamente me inscribí.

El lunes 18 se anunciaba en redes sociales que se habían agotado los dorsales, algo que no me extraña y es algo que no me cansaré de repetir, no sé que coste tendrá la medalla para el organizador, está claro que no costarán lo mismo las pedazo medallas del Edp Rock´n´Roll, que son tan grandes que se pueden usar de posavasos, que por ejemplo, la medalla de la Metlife o que la medalla de la Media Cervantina de hace poco más de una semana… pero está claro que los corredores ya hemos pagado esa medalla en la inscripción y luchar para llegar a meta a recogerla es todo un aliciente, a mí personalmente me motivan muchísimo, más que las camisetas y rara es la carrera que no anuncia medalla y agota inscripciones días antes de la celebración del evento.

La recogida del dorsal y camiseta el viernes por la tarde fue un caos, personalmente no creo que fuese cosa de falta de personal, para nada, creo que se dio la circunstancia, la tormenta perfecta, de que todo el mundo fuimos el viernes por la tarde, pues parece ser que el sábado no había prácticamente gente y la espera era la normal.

Sinceramente, eché de menos la opción de recogida el viernes por la mañana, a mi particularmente, me viene genial pues puedo sacar un huequecillo entre visitas a clientes para pasar a por dorsales en las carreras habituales.

Cuando llegué a la planta de deportes del Corte Inglés de Nuevos Ministerios y me puse el último en la cola, que aquello parecía no tener fin, se da la circunstancia que si en lugar de mirar hacia la cola de gente, me hubiese dado la vuelta, estaba más cerca del mostrador de entrega de dorsales que haciendo toda la cola… era prácticamente todos los pasillos de planta de deportes.

Ese chascarrillo lo dije en voz alta, hizo gracia y el señor que estaba delante (Julio) y yo establecimos una animada charla que hizo más amena la espera de hora y media… hablamos de política, de fútbol, del tiempo, de las últimas temporadas de las series de moda y… venga, todo eso es mentira, ¿a quién quiero engañar?, hablamos de carreras.

Además, personalmente iba con algo de desasosiego pues “me habían chivado” que había unos poquitos dorsales para compra directa en el mostrador y al ver semejante cola, empecé a asumir que, o bien se había corrido la voz, o bien cuando me tocase no conseguiría dorsal para Pepe y Quique (éste lo consiguió antes de que me tocase la vez) que se quedó fuera del plazo de inscripción y para colmo, se apuntó a la Doble Legua del Medio Maratón de Coslada y al cancelarse dicha prueba, se quedaba sin kilómetros que llevarse a las patas el domingo.

Conseguí ese dorsal y Pepe se estrenaría en 15 kilómetros, tras los 14 kilómetros que se hizo la semana anterior en la Carrera Para Todos de la Ciudad Universitaria, esta carrera supondría su mayor distancia con dorsal (que alguna Tapia de la Casa de Campo se ha hecho), de cara a preparar el asalto al Medio Maratón, que será el 27 de abril, carrera en la que estaré a su lado… no sea que se pierda por el camino.

Bueno, vamos a la carrera en sí.

La carrera no es circular, hay que desplazarse en algún momento (además de corriendo) y pese a que la organización pone un servicio de autobuses lanzadera, casi que se tarda menos en metro desde Príncipe Pío hasta Cuzco.

Dejé mochila en el ropero, con bastante previsión, tanto que mi mochila fue la primera del lote organizado por número final del dorsal (por cierto, mucho mejor este año para recoger, apenas unos minutos de espera, el año pasado fue una espera larguísima) y enseguida me encontré con Pepe Bordés, nervioso como siempre y con Jesús Ruano, al que conocía de redes sociales pero no físicamente (un crack, menudo tiempazo se marcó), intentaba localizar al gran Abél Antón, todos los años me he hecho foto con él antes de la salida y quería repetir, pero fue imposible, este año tocó en la zona de meta.

Poco a poco el Paseo de la Castellana en la zona de salida, un poco más arriba de la boca de metro de Cuzco, se empezó a llenar de gente, empecé a ver caras conocidas, a saludar a unos y a otros hasta ir parando quietos en la zona elegida para salir.

Nos hemos juntado en la salida Pepe, Carlos y yo. A la 9:00 se da el pistoletazo de salida, toca bajar el Paseo de la Castellana hasta la Plaza de Colón y el Paseo de Recoletos hasta la Plaza de la Cibeles, dónde giramos hacia la izquierda para subir la Calle de Alcalá.

Poco que decir, hasta Cibeles son 5 kilómetros de bajada, pura y dura, siendo bastante más pronunciada en la primera mitad, pero que nos permiten sacar unos parciales de 4:39, 4:49, 4:53, 5:04 y 5:15 min/km. En el primer kilómetro veo a Julio, la compañía de la tarde del viernes haciendo cola, me desvío un poco para estrecharle la mano. Carlos se nos marchó a mitad de este primer tramo del Paseo de la Castellana y durante la bajada, le voy cantando los parciales a Pepe que va alucinando, en diferentes momentos de la carrera me decía “nunca he corrido tan rápido” y yo no hacía más que repetirle, cabeza fría, hay que llegar al final y “esto no es real”, evidentemente los registros de la carrera están geniales, son un chute de motivación, pero el perfil descendente hace mucho.

Los kilómetros cuatro y quinto bajamos un poco el ritmo para coger algo de fuerzas para subir la Calle de Alcalá, si llegas a tope al giro, bajando muy forzado, la subida de la Calle Alcalá puede ser un muro tremendo.

Avituallamiento, botellas sin tapón, me cachis en la mar… debo vaciar algo de agua para que no se me derrame y vigilar de llevarla sin que se caiga, quiero aguantar el agua hasta coronar la calle Alcalá, prefiero beber al final de la subida, en los primeros metros de “descanso”.

Subimos la Calle de Alcalá por el lateral izquierdo, dejando la Puerta de Alcalá a la derecha (falta menos para pasar por ahí en los dos grandes eventos de abril) y también a la derecha el Parque del Retiro. La calle de Alcalá, entre el perfil ascendente que tiene y correr por el paso inferior antes de llegar a la esquina con la Avenida de Menéndez Pelayo “se nota” y nos vamos a 5:43 min/km.

El sexto kilómetros salta poco antes del giro a la derecha de la Avenida de Menéndez Pelayo y volvemos a animarnos rodeando El Retiro en dirección al Paseo de la Reina Cristina y después el Paseo de la Infanta Isabel, dejando la Estación de Atocha a la izquierda, kilómetros 7, 8 y 9, marcando el kilómetro 9 en la Plaza del Emperador Carlos V, estos han salido a 5:21, 5:11 y 5:12 min/km, el perfil se ha vuelto a poner cuesta abajo en estos tres kilómetros y salvando un poco de recuperación en el sexto, hemos vuelto a bajar rápido.

Pasamos por delante de la Calle de Alfonso XII, le cuento a Pepe que “antiguamente” eso era final de los Medios Maratones de abril de Madrid, kilómetros 19 y 20… un calvario que ahora ha desaparecido con los nuevos recorridos desde el año pasado.

Arrancamos la subida al Paseo de Recoletos, aquí también le recuerdo a Pepe que en un mes estaremos ahí, encarando el final de SU primer medio maratón, seguro que con una emisión y sensaciones increíbles.

Subimos Recoletos hasta Neptuno, dónde giramos a la izquierda para afrontar la Carrera de San Jerónomo, segunda tachuela del perfil. A la altura del Congreso de los Diputados marcamos del kilómetro 10, será nuestro parcial más lento, 6:02 min/km, aquí le cuento a Pepe que solo conozco una carrera en que esta calle se haga de bajada, en el Trofeo San Lorenzo… le voy desgranando el recorrido de esa prueba durante la subida, para quitar presión y dureza de la subida.

Llegamos a la Puerta del Sol, diez kilómetros y medio, acabamos de pasar por el segundo avituallamiento, esta vez hay botellas con tapón, genial, me permitirá guardarla hasta el final del último repecho en la Calle de Bailén.

Durante los metros finales de subida hacia Sol, Pepe no hace más que mirar el reloj, que si tiempo que no se cree, que si pulsaciones… ya le he dicho que el 27 de abril se lo quito.

Alcanzamos el kilómetro 11 hacia la mitad de la calle Mayor, 5:33 min/km y giramos hacia la derecha en dirección a la explanada del Palacio Real (Plaza de Oriente), en el cruce le señalo a Pepe la Cuesta de la Vega, tramo que nos hicimos de subida unos días antes en un entrenamiento trotón de 10 kilómetros siguiendo el perímetro de Madrid Central (entrenamientos a ritmo tractor que le saco para bajarle el ritmo, para que se dosifique de cara al 27 de abril).

Nos dirigimos hacia la Calle de Bailen pasando por delante del Palacio Real y prácticamente terminando esa zona, salta el kilómetro 12, 5:23 min/km (vamos en tiempo de hora y veinte minutos, no esta nada mal), llega el tercer y último repecho de la prueba, personalmente, el que más me pica, más o menos un kilómetros de la Calle de Bailén y el Paseo de Pintor Rosales (dejando el Templo de Debod a la izquierda) que será por los 13 kilómetros en las piernas, me fastidia más que la Calle de Alcalá de la Carrera de San Jerónimo y eso se nota, 5:40 min/km.

Giramos a la izquierda, hacia la Calle de Francisco y Jacinto Alcántara en dirección hacia la Calle de la Rosaleda, poco antes de girar, al finalizar la subida en Pintor Rosales he dado buena cuenta del agua reservada con anterioridad.

Nada más girar miro de reojo hacia atrás y veo que la liebre de 1:20 está a unos 300 o 400 metros de distancia, no le digo nada a Pepe, pero veo que vamos a rondar ese tiempo o mejorarlo ligeramente.

Dos kilómetros de bajada “a lo bestia”, con algunos tramos de pendiente demasiado pronunciada para mi gusto, dónde más que correr como locos, hay que conservar un poco y cuidar el apoyo, los cuádriceps se cargan y las rodillas se resienten.

Aviso a Pepe que aún queda una pequeña sorpresa, al terminar la Calle de la Rosaleda hay un pequeño tramo de poco más de 100 mts que pica hacía arriba y de inmediato, Paseo del Rey (la parte posterior de la Estación y Centro Comercial de Príncipe Pío), kilómetro 14 en 5:14 min/km.

Ya solo resta llegar al giro a la derecha para recorrer unos pocos metros de la Cuesta de San Vicente y en la Glorieta de San Vicente, accedemos a la tremenda bajada hacía la zona del Puente del Rey dónde está situada la meta.

En los últimos metros Pepe y yo esprintamos y sacamos el kilómetro 15 en 4:57 min/km, tiempo final de 1:19:16 (oficial de 1:18:09 a 5:13 min/km).

La verdad es que no ha resultada nada mal, es mi segundo mejor tiempo de las cuatro participaciones (el mejor rondaba 1:15 y los siguientes 1:20 y 1:23), así que muy satisfecho y muy contento por Pepe que está eufórico.

Una vez recogida la medalla finisher (lo que mola una medalla) no había demasiada cola para hacerse una fotografía con Abel Antón, que pacientemente aguantaba miles de fotografías con una gran sonrisa y dedicando palabras a todos y cada uno de los corredores populares, TODO UN GRANDE del atletismo español.

… y por lo bien que lo habíamos hecho, nos pegamos un desayuno bastante majo.

Eventos

Deja tu comentario