Las lesiones más comunes en el running

En el mundo del corredor se habla mucho de ritmos, series, distancias y carreras, pero muchas veces nos olvidamos de un componente que también forma parte del entrenamiento y qué por eso se le conoce como el entrenamiento invisible. El entrenamiento invisible nos va a servir tanto para fortalecer y recuperar mejor de los entrenamientos para afrontar mejor el siguiente y por supuesto, para evitar lesiones. Y es que las lesiones en el corredor muchas veces son evitables con una serie de buenas rutinas. A continuación os enumeramos algunas:

  • Nutrición: Sí, aquello con lo que nos alimentamos nos puede servir para recuperar mejor el entrenamiento
  • Sueño: Uno de los grandes olvidados. Y es que un corredor que regularmente entrena entre 3 o 4 veces a la semana, debería dormir al menos 7-8 horas cada noche.
  • Estiramientos: Muchos corredores se olvidan de estirar deseando terminar el entrenamiento. Y realmente estamos hablando de no más de 10-15 minutos de estiramientos que incluso se pueden hacer antes de irse a la cama.
  • Masajes: Igualmente no hay que esperar a casi no poder correr para llamar a un fisioterapeuta u osteópata. ¿Acaso no lleváis el coche regularmente al taller para comprobar que todo está bien? Pues un corredor es igual que ese coche. Para un corredor que entrena entre 3 o 4 veces a la semana sería aconsejable un masaje de descarga al mes.
  • Entrenamiento de fuerza: Fortalecer nuestro cuerpo es todo ventajas. Un cuerpo más fuerte es un cuerpo más rápido y más resistente. Evitaremos lesiones pero además estaremos ganando un extra de potencia. Recomendable que incluyáis 1 o 2 sesiones de fuerza a la semana.
  • Técnica de carrera: Otra gran olvidada. Correr se puede correr de muchas maneras y lo puede hacer cualquier persona. Pero correr bien es muy difícil. Una buena técnica de carrera nos ayudará a pisar bien y a llevar una buena posición en carrera haciéndonos ir más rápido, pero también evitando lesiones.

¿Qué os parece? Son unos consejos que no son difíciles de seguir, pero que nos olvidamos de ellos con frecuencia o no le damos la importancia que deben. Y creerme, es un error. Estos consejos tienen que formar parte de vuestra rutina puesto que, como hemos comentado al principio, forma parte del entrenamiento. ¿Y por dónde empezar? Pues realmente, y como siempre os recomendamos en esta página web, un gran paso es poneros en manos de un buen entrenador. Un buen entrenador no es sólo aquel que os hace una planificación. Un buen entrenador:

  • Cuando empieces te preguntará por lesiones previas o enfermedades crónicas
  • Te preguntará por el tipo de alimentación que llevas
  • Mirará tu descanso y también tu nivel de estrés, amoldando tu entrenamiento a tu vida laboral y personal
  • Te enseñará distintas rutinas de estiramiento
  • Te guiará con la técnica de carrera corrigiéndote además posturas.
  • Te propondrá sesiones de fuerza
  • Es muy probable que trabaje con un fisioterapeuta u osteópata o te pueda recomendar alguno especializado en tratar a corredores

Y si ya estáis viendo que un buen entrenador es el nivel 1 para evitar lesiones, cómo ya estáis intuyendo, el personal médico especializado en corredores es el nivel 2. Y es que estos profesionales no sólo nos harán diagnósticos y tratarán las lesiones, es que además nos ayudarán a prevenirlas. Y es que con un simple estudio de pisada (si, porque según nuestra pisada no podremos usar cualquier zapatilla o necesitaremos el uso de plantillas) podremos estar evitando muchas lesiones.

Así que si queréis evitar las lesiones más comunes del corredor como pueden ser el Síndrome de la cintilla iliotibial, la Fascitis plantar, la tenditis o el acortamiento del psoas, os recomendamos que sigáis todos estos consejos. En este enlace de SportMe os dejamos más información sobre estas lesiones https://clinicabernaldez.com/las-lesiones-mas-comunes-en-el-atletismo/.

Y no lo dudéis. En el corredor vuestro cuerpo lo es todo. Si no lo cuidáis, nadie lo va a hacer por vosotros.

Eventos

Deja tu comentario