Crónica de la Genaro Trail. Enamorado de las carreras por Jorge Briongos

14 de Febrero, madrugón para ir desde Alcorcón a El Berrueco, como siempre aunque ayer me dejase todo (casi) preparado, a última hora siempre falta algo… bueno, pues con la hora pegada al culo como siempre, ahora una hora de coche por delante y a buscar aparcamiento.

El pueblo de El Berrueco está tomado por los runners, cuesta encontrar un hueco para aparcar, allí me esperan dos compañeros, Julián, acompañado por su hija Salomé (esta niña va a ser una deportista de alto nivel si ella quiere) y Miguel. Mucho ambiente runner, poca gente calentando, yo sólo veo a Pablo Villalobos de un lado para otro, es inagotable este “chico”.

El Berrueco

Es la primera vez que corro un Trail, estoy nervioso y tengo muchas dudas, ¿cuándo debo andar? ¿Es tanta la diferencia con una carrera de ruta?, ¿las zapatillas que he traído son las adecuadas? Bueno esto está decidido, intentaré aguantar lo que pueda con Miguel, que pese a no estar en las mejores condiciones físicas, es el tío más duro que haya conocido y en las carreras siempre da el 120%. Lo de Julián es de otro mundo, si pudiese entrenar como un profesional estaría en el cajón de los élite.

Estaban previstas tres distancias, 10, 17 y 45, pero por las últimas nevadas, han tenido que anular la carrera de 45 y sólo hay dos (así que los máquinas que iban a correr la larga se vienen con nosotros).

Los protocolos COVID, muy rigurosos (como debe ser), da comienzo la carrera, el chip lo llevamos en la muñeca (primera vez que lo veo así), esto es cuesta abajo, a disfrutar, voy junto con Miguel el terreno algo embarrado, en el primer kilómetro hay que meter el pie en un charco… ya está, ya no hay que preocuparse por no mojarse o mancharse. (Mierda, el reloj… no lo he puesto bien… pues nada lo enciendo, aunque hoy no le voy a hacer caso, le he metido el track y lo llevo para no perderme, pero no me sirve para ver ritmos, y las pulsaciones… hoy mejor por sensaciones).

¿Hablaba de sensaciones? Menuda sensación la primera subida, pero esto que es no llevo ni dos kilómetros y ya estoy andando… Y no sólo es que no esté andando es que voy asfixiado, veo que Miguel se me aleja (y eso que está con molestias desde hace tiempo), pero no me preocupa, he venido a disfrutar, a encontrarme a mismo, soy yo contra la montaña.

Por fin llega un terreno más favorable, pica hacia arriba pero se puede correr, vamos para allá, primeras bajadas técnicas, oye esto se me da bien, adelanto a la gente bajando, no sé si es técnica o inconsciencia, pero funciona.

En el kilómetro 4 o 5, la verdad no sé muy bien por donde voy, porque esto es muy duro… llega un camino muy estrecho, que pica hacia abajo y con acantilado a la izquierda, el terreno más bonito (y peligroso) de la carrera, esto con lluvia tiene que dar miedo, menos mal que ha salido un día estupendo de sol y ausencia de viento.

Espectacular

Después el terreno montañoso, de bosque mediterráneo, jaras, encinas, y en su mayoría bastante “corrible” (aunque alguna zona la hago andando, pero supongo que es porque mi gemelo derecho me está pidiendo auxillio)

Así llegamos al km 10, cruzamos la carretera y por lo que parece llega el primero de los dos cortafuegos, muy cortito, giro a la derecha y llega el segundo, este algo más largo y duro, ¡¡¡¡por fin arriba!!!!… pero no podía estar más equivocado, estos dos eran el primer cortafuegos, el segundo se ve aquí al lado, parece una pared vertical, pregunto por el funicular a uno de la organización y me dice que está estropeado… pues nada a subir andando, la mayor parte de la subida con las piernas apoyadas en las rodillas, duele el gemelo derecho, el glúteo y los riñones… jo… esto es más difícil de lo que me imaginaba, estoy sufriendo más que nunca en una carrera.

¿Quién dijo llano?

Por fin arriba, ahora sí, se ve el pueblo a lo lejos, se que todavía queda alguna subida, pero la mayoría pica hacia abajo, así que a tumba abierta, oye que bien bajo, adelanto a algunos corredores (que noto como van reteniéndose) yo me dejo caer y confío que el 47 que uso de pie me mantenga en la vertical.

Ahora si que disfruto, de la carrera del paisaje… eso sí en cuanto pica algo para arriba mi cuerpo pide parar y aunque en ruta nunca me paro, aquí no me da nada de vergüenza y a la mínima me pongo a andar (mi cuerpo en general y el gemelo en particular me lo agradecen).

Venga que llega el último kilómetro, se que si antes picaba apara abajo, ahora para arriba, debería poder hacerlo corriendo, pero estoy tan reventado, que alterno 200 metro corriendo y 100 andando (eso sí en cuanto veo una cámara me pongo a correr para salir bien guapo).

Arriba Miguel

Por fin la meta!!!! Bocadillo de lomo, agua (nunca dan cerveza menos mal que me llevo yo la mía). Toca comentar la carrera con los compañeros, ha ganado Pablo Villalobos (1:13:19) y se ha metido 15 km extra, (por lo que veo no a todos se les ha hecho larga). Nuestro compi Julián ha quedado entre los primeros (1:31:52, 38 de la general y 20 de su categoría) y eso que ha tenido una pequeña caída sin consecuencias y algún calambre. Miguel como siempre dando el 120% ha terminado en 1:46:20, yo hoy me voy con la sensación de haberme guardado un poquito, quizás por desconocer el terreno y ser la primera vez que corro un Trail, pero vamos que he dado un 90-95% de lo que tengo seguro y he terminado en 1:49:16.

Campeones

Ahora a planificar la siguiente, Miguel me anima para que me apunte a (las pocas) todas las carreras que se arriesgan a organizar, y ojalá pudiese… pero entre trabajo, estudios, familia…. es complicado poder ir a todas las carreras que me gustaría. Por mi parte la que más me apetece son las 6 horas de Hortaleza (por equipos claro). Puede ser un día muy bonito para hacer una carrera entre amigos y amigas del club, y pasar una mañana entre carreritas, cervezas (o coca-colas), concurso de tortillas de patatas (con cebolla y poco hechas por favor), si sale un día como hoy, será para recordar seguro.

I love running

La familia Foro Runners cumplendo con los entrenamientos semanales

Eventos

Deja tu comentario